28 de junio de 2011

Loro cafeinómano


Tenemos una clienta que suele venir a comprar comida para su loro. Siempre comenta que es bastante HijoPutilla cabroncete, exquisito para la comida, nada le vale, que es muy nervioso y les ataca a la mínima.

Viene bastante amenudo porque la comida que lleva es un mezcladillo de esos para pájaros, con frutas, alpiste y demás semillas, pero claro, de todos los ingredientes, al loro solo le gustan un par de ellos, entonces va seleccionando y tirando por fuera todo lo que no le gusta (la mayoría) para comer solo lo que le interesa.

Ayer vino como siempre echando pestes del pájaro, dijo que ahora se había puesto a hablar y solo decía: "Ahora no" y un montón de tacos. Dijo que soltaba tacos a diestro y siniestro, insultándoles todo el día. A mi me hizo bastante gracia imaginarme al loro cagándose en sus propietarios, pero ella dijo que no era nada gracioso y que se sentía avergonzada cuando venía alguien a casa.

Una cosa está clara, el loro no inventa palabras, si dice tacos será porque es lo que escucha...

Al final cuando ya se iba comentó, "Lo único que le gusta es el café" - Abrí los ojos sorprendida - "¿Le da café al loro?"

-"Si"- respondió- "pero solo unas cucharaditas por la mañana. Es que le encanta".

¡No me extraña que esté nervioso y totalmente pirado!



27 de junio de 2011

Primera salida en Caravana


Mi primera noche en la Caravana no pude dormir muy plácidamente. Fue un viaje relámpago, porque queríamos estrenarla, más que nada. Así que cuando salí de trabajar el sábado a la 14:00 nos fuimos a Espasante.

Los primeros kilómetros arrastrándola fui en tensión total, y eso que no conducía yo. Todo el rato me parecía que se iba a ir por fuera del carril, que nos arrastraría hacia atrás o empujaría hacia delante o que alomejor no la habíamos enganchado bien y podía soltarse. D, mantuvo la calma y condujo bastante relajado dadas las circunstancias.

Llegamos y aparcamos  justo delante de un cartel que ponía: Zona Privada. No aparcar. Gracias. Pero una señora nos dijo: ¡Aparcade ahí, que aparca todo o mundo! Dicho y hecho.

Pero al llegar la noche descubrí que no era el sitio ideal, porque una orquesta muy cercana empezó a sonar y no paró durante toda la noche: "El de los ojos negros me tiene looooocaaaa......" y "Me gustas mucho, me gustas mucho tú"... y todo esto unido a que en el paseo marítimo y a pocos metros de nosotros un grupo de adolescentes llegaron con sus coches encendieron la música a todo trapo, sacaron sus botellas y se pusieron a beber. Entre la música de la orquesta y el "Chunda-chunda" de los adolescentes gañanes no había quien durmiera.

Y todo esto no hubiera sido un problema si al día siguiente no tuviera que trabajar. Podríamos incluso habernos unido a la juerga. Pero yo tenía que trabajar en Ferrol al día siguiente a las 10:00.

Esperaba  que por lo menos pudiera ser un Domingo tranquilo en el trabajo, pero no. Es más, al llegar un cliente ya me esperaba en la puerta. Al perro se le había clavado una espiguilla tremenda en el ojo y lo tenía todo hinchado, además la espiguilla había provocado una úlcera enorme... "Pal" caso, que fue necesaria una cirugía de urgencia. Después de eso también me vino un cachorrito con diarrea y a última hora un hurón moribundo.

Por tanto la primera noche en la caravana no fue muy reconfortante. A raíz de este tema inauguro una nueva columna en el margen de mi blog llamada "Salidas en la caravana" donde iré colgando alguna foto y fecha de cada destino. Así no doy la chapa contando todas las salidas aquí en el tablón que, me imagino, debe ser un tostón total.


Primera salida

Espasante (A Coruña) 25/06/11

24 de junio de 2011

Aldeas


Hoy fui a un domicilio a una aldea cercana. Que bonitas y tranquilas son las aldeas gallegas en una mañana soleada como la de hoy.

La referencia era una panadería, pero cuando llegué no había nadie. La puerta de la panadería estaba abierta, había un montón de pan recién hecho sobre el mostrador, pero ni rastro de gente. Que guai la vida en la aldea, deja la puerta de tu panadería abierta en el medio de una ciudad...

Al poco llegó una señora mayor, la típica señora mayor gallega, un encanto con medias grises, falda oscura y pañoleta en la cabeza. En vista de que nadie la atendía, cogió la barra que llevaba su nombre (cada barra estaba envuelta en papel etiquetado con el nombre de cada persona) y en su lugar dejó un euro.

- Ala, deixo aquí os cartos e lévome a miña barra. (Ala, aquí dejo el dinero y me llevo mi barra).

Luego, ya estaba tardando, me preguntó quién era y que hacía allí, así que mientras esperábamos a los dueños salimos a charlar al sol.

Después de un rato callada, me soltó: Hay que desnudarse.

Me quedé un poco traspuesta ante tan extraña insinuación. 

- Fai un sol de carallo - añadió.

-Ahhhh, si si. (Sonreí, recordando el tema de "Os Resentidos")
- De carallo - añadió moviendo la cabeza apesadumbrada.

Lo cierto es que no deben ser muy llevaderos estos días para las personas mayores, que además  parece que van vestidas igual en verano que en invierno. La verdad, no me la imagino con sandalias, pantalón corto y camiseta de tirantes.

 

Galicia Canibal (Fai un sol de carallo)

20 de junio de 2011

Cuando era pequeña

odiaba las Barbies.

Me parecían muñecas absurdas, con todos su modelitos, su horrible melena rubia oxigenada, sonrisa perfecta y aquella figura estirada y sin gracia. 

Mira que yo tenía sobrada imaginación, pero no se me ocurría a que jugar con aquellas muñecas, fuera de cambiarles la ropa (que vaya gracia...) no parecían servir para nada.

Pero un día heredé de una de mis primas mayores la Rulot de la Barbie. ¡Joe! Aquello era diferente. Quizá había prejuzgado a aquellas muñecas. Si contaban con una casa rodante, el sueño de mi vida, alomejor merecían una oportunidad. Era una caravana estupenda, con su cocina, su cama e incluso un armarito para guardar sus modelitos horteras. Aquella caravana me ofreció horas de juego, con Barbies, barriguitas, Pini-Pons, y todo lo que pudiera caber dentro, imaginando viajes interminables por lugares lejanos arrastrando mi casa.

Hoy, y desde el viernes, D y yo... ¡tenemos Caravana!

¿A dónde podemos ir?

A donde queramos.

¿Portugal? ¿París? ¿Andorra?  Hoy desayunamos en Cádiz y cenamos en Marbella, y mañana... Merendamos en Benidorm.

En verano playa, en invierno nieve, como caracoles con nuestra casita a cuestas.








15 de junio de 2011

¿Perros No?

Boicot vecinal ante la presencia de perros en el edificio.

Esto escribieron mis simpáticos vecinos, aprovechando una circular que el presidente pegó en el ascensor

Por lo que se ve hay como mínimo dos personas indignadas ( o puede ser el mismo TocaHuevos en días diferentes, con bolis diferentes y una caligrafía distinta) y una persona a la que, al parecer, hace gracia el asunto (véase carita sonriente).

No sé si a la gente le molestan los perros en el edificio, o solamente en el ascensor. 

Hasta dónde yo sé la comunidad permite perros, cosa de la que, por una vez en mi vida, me aseguré antes de firmar el contrato de alquiler. Lo que no permite, según me informaron, son los perros en el ascensor. 

Y hasta cierto punto lo comprendo y respeto. Porque, que a mi me gusten los perros no quiere decir que a otra gente le guste que un perro le acompañe en un espacio tan reducido como es un ascensor, por miedo, asco, o porque el perro sea muy pesado.

Así que, como nuevos habitantes de la comunidad e intentando llevarnos bien con todo el mundo, cada día subíamos hasta nuestro ático en el piso 5 a patas.Y lo mismo, aunque menos pesado, al bajar.

Pues bien, en la comunidad, hay, que yo sepa, otros dos perros aparte de nuestro Rasta. Un Caniche, y un Golden. Al parecer un Caniche no es un perro. Pues, como todo perro menor de 10 Kg. las normas son diferentes para él. Mientras nosotros subíamos y bajábamos agotados, y el dueño del Golden... Bueno lo del Golden es cojonudo, el perro baja corriendo por las escaleras mientras el dueño baja solo cómodamente en el ascensor y se reunen en el portal, técnica perfecta que nosotros no podríamos usar con Rasta pues, si por el camino se encontrase cualquier persona, animal o cosa que le resultase interesante, se olvidaría de reunirse con nosotros en el portal, o si llegase antes que nosotros abajo y encontrara la puerta abierta, probablemente decidiría esperarnos fuera, en lugar de en el portal como el educado Golden.

A lo que iba, mientras los Perros y algunos dueños se fatigaban por las escaleras, observé que el Caniche y su dueña usaban siempre en el ascensor, y eso que viven en el primero, que vamos, no creo yo que cueste tanto subir andando.

Esto sumado a que los vecinos empezaron a decirme cosas del tipo: " No seas tonta, sube en el ascensor que no nos molesta" acabamos usando el ascensor. Eso sí, si coincidimos con alguien que lo espera y no nos invita a acompañarlo vamos andando o esperamos al siguiente viaje. A esas alturas, yo creo que coincidí con todos los vecinos, y todos me dieron a entender que el perro no les molestaba nada.

¿Y ahora vienen con esto? ¡Pues la gente es muy falsa!

El otro día, saqué el boli con la intención de añadir algo debajo de las acusaciones, pero no se me ocurrió que escribir ¿Alguna sugerencia?

Rasta. Abril 2011

10 de junio de 2011

Canario recién nacido


Al final sólo nació uno de los canarios. Ayer no toqué mucho los huevos porque pensé que estarían a punto de nacer, pero hoy, después de sacar las fotos los miré a la luz de una linterna y vi que no estaban fecundados, pues no se veía ningún embrión, solo una yema espesa.

Día 1






Día 2  






Parece soso y moribundo, lo sé, y bastante feillo también, pero de vez en cuando estira muchísimo el cuello hacia arriba y abre la boca un montón para pedirme comida. Entonces parece hasta mono.

Las fotos son muy cutres y se ven fatal, pero es que no encuentro mi cámara por ninguna parte, así que tuve que sacarlas con el móvil. ¡Cuando de con ella serán mejores!

9 de junio de 2011

¡Habemus polluelos!



Como explico en el esquema, D y yo tenemos una canaria (con cresta), un canario y un Pidgiot (que en realidad es hembra).Una hembra de una especie salvaje cuya historia sobre como llegó a mis manos ya conté otro día (Retroceso a la historia de Pidgiot).

Pues bien, la época de cría ha llegado y  obtuvimos 4 huevos. Uno de Pidgiot (en realidad había más pero se ve que la pobre no controla mucho el tema de la puesta así que algunos los tiró al suelo o los rompió en el nido), y tres de la canaria (más grandes y azulados). Pues bien, en vista de que Pidgeot pasaba de todo y no incubaba su huevo, se lo pusimos a la canaria junto con los 3 suyos, y ayer, justo después de los 13 días de incubación que había vaticinado mi padre, nacieron los polluelos. 

De momento solo les eché un vistazo, apartando un poquito a la canaria que sigue encima de ellos. No quise (bueno, más bien D no me dejó, y he de reconocer que tenía razón) molestarlos demasiado el primer día  así que aun no sé ni si salieron todos ni si están todos vivos. Tengo ganas sobre todo de ver si salió el huevo de Pidgiot, pues de ese huevo saldría un mestizo entre Pidgiot y canario que me intriga. Hoy a mediodía, aprovechando que D no está, a ver si puedo mirarlos mejor y, ya puestos, sacarles una fotillo.

7 de junio de 2011

Sonambulismo

Hoy en "Entre fantasmas" hablaban sobre el sonambulismo. Odio esta serie, pero siempre me acabo viendo obligada a verla, en Lugo le gustaba a Belén y ahora le gusta a D. Yo no soporto a la protagonista. El caso es que hoy hablaban de sonambulismo.

Yo siempre fui sonámbula. Sobre todo en momentos estresantes de mi vida. Cuando era pequeña, mi madre me descubría paseando por la casa y mantenía conmigo conversaciones sin sentido que al día siguiente yo no recordaba. Por ejemplo, una vez, me encontró haciendo gestos extraños y cuando me preguntó que hacía le expliqué que estaba recogiendo flores.

Nunca fui mucho de estresarme pero en Lugo me agobiaba en época de exámenes. Una noche, de madrugada, más bien, yo dormía, Clara dormiría también y Belén estudiaba en su habitación. Belén estudiaba durante la noche en lugar de hacerlo durante el día como la gente normal. Toda la noche. Una más de sus tantas peculiaridades. Imaginaos a una Belén (si os cuesta imaginarosla porque, al fin y al cabo no la conocéis, podéis imaginaros a una chica cualquiera) estudiando super concentrada a las 3 o 4 de la madrugada, rodeada de miles de apuntes e iluminada solo por la luz de un flexo. Todo esta muy silencioso cuando, de repente, me oye gritar ¡Fuego, Fuego!

Al parecer "casi le da algo". Corrió a mi habitación y al entrar me encontró agobiadísima, sentada en la cama (obviamente dormida) y gritándole: Apartate de las llamas Belén, ¡¡¡Que te estas quemando!!!

Es probable que siga siendo sonámbula, o como mínimo, hablando en sueños. Pero probablemente nunca lo sabré porque D duerme como una roca. Podría bailar la danza de la lluvia entonando cánticos por toda la habitación y el ni se inmutaría. O si, pero al día siguiente recordaría tan poco como yo.


3 de junio de 2011

Abeja asesina

Escribo estas líneas a modo de despedida. Es probable que mi existencia en este mundo este a punto de tocar su fin pues me acecha una enorme abeja asesina.

Parecía un día como otro cualquiera, al llegar a la clínica me senté a la mesa y encendí el ordenador, pero antes de darme tiempo siquiera a mirar las notificaciones del Facebook, la vi. Se paseaba por encima de la mesa a ratos volando, a ratos andando. Zumbando como una posesa. En un rápido acto reflejo por salvar la vida salí corriendo y cerré la puerta detrás de mi. Después de haber cogido incluso mi mochila, mi instinto de supervivencia no quería que volviera a entrar allí.

Pero una vez en la acera pensé: Que subnormal. Menuda vergüenza si viene algún cliente y me encuentra aquí.

Así que, valientemente, decidí hacer algo al respecto: Abrí la puerta, me cercioré de que estaba fuera del alcance del bicho, cogí el Stockade y desenfundé. El Stockade es un Spray para perros y gatos, que en principio mata pulgas y garrapatas, pero pensé, maloserá que no pueda acabar con una abeja, sobre todo si le doy de pleno. Como iba diciendo, desenfundé (le quité la tapa al spray), me acerqué con valor a un metro de la abeja y la fumigué. Retrocedí esperando su reacción y como parecía que no pasaba nada le disparé otra vez. Empezó a revolotear como loca así que salí y cerré la puerta. Cuando volví a abrirla  y me asomé con sigilo, la abeja no estaba por ninguna parte (ni el cadáver en su caso). Había desaparecido.

Y sigo sin encontrarla, no tiene ningún lugar, ni ventana ni agujero por el que haber escapado. Así que espero con el corazón en un puño que salga de su escondite enfadada y acabe conmigo.


2 de junio de 2011

Las enseñanzas de Clara

Ayer Clara me descubrió lo que son los Aspitos. En realidad yo ya lo sabía, pero no me daba cuenta. El asunto es que el otro día Belén puso en su Facebook: Que ricos los Aspitos (o algo así) entonces yo puse ¿Que son los Aspitos? Clara dijo ¡Como no sabes lo que son los Aspitos! Y ayer me trajo Aspitos y yo dije: Ahhhhh ya se lo que son. Mi madre se los compraba a Nemo de pequeño (así es...).

Ahora mientras como mi último Aspito estaba pensando en la cantidad de cosas que Clara me enseñó durante todo este tiempo (7 años de convivencia universitaria, y este último trabajando juntas). 

Me enseñó a freír patatas. La primera vez que Belén y yo nos propusimos hacer patatas, estas comenzaron a deshacerse y fusionarse unas a otras formando una masa extraña. Cuando le dije a Belén: Vaya, no sé que pasa con estas patatas, en mi casa me salían bien. Ella me soltó una teoría increíble que se basaba en que, como mi pueblo esta en una altitud y latitud diferente, las patatas no se hacen de la misma forma, y con los mismos métodos se obtienen resultados diferentes. Con un sencillo: El aceite está demasiado frío, Clara lo solucionó todo. Hay que ver.

También me enseñó a hacer listas de la compra organizadas, dividiéndola en sectores, para buscar cómodamente todos los productos sin tener que dar mil vueltas por el supermercado. Bueno, aprendí que existe una manera cómoda de hacer listas de la compra, pero la verdad es que sigo haciéndolas a mi manera, mezclándo todo y teniendo que pasar cienmil veces por el mismo sitio.

Nos enseñó (a Belén y a mi, una vez más) a limpiar un baño. Cuando tras asentarnos en el primer piso organizamos una lista de tareas para tener la casa organizada, Belén y yo nos dimos cuenta, avergonzadas,  de que no teníamos muy claro como "hacer un baño". Así que ella, con un ejemplo práctico, nos mostró como hacerlo, que producto usar para cada cosa, y el toque final de pasas la escobilla para limpiar el vater aprovechando así para limpiar la propia escobilla. Vaaaya (nosotras). Belén comentó al final del día: Hoy a sido un día productivo Iria, hemos aprendido como hacer una baño.

De alguna manera, también me enseñó a comprender la peculiar personalidad de Belén. Uno de mis primeros días en la residencia (ellas ya habían convivido juntas allí el año anterior) recuerdo que Belén había lavado la ropa, y, como llovía, la había colgado por todo el apartamento, incluyendo la barra de las cortinas de la ducha. Me quedé anonadada mirando todas sus camisetas flojas y enormes pantalones de rapera colgando sobre la bañera. Y ni siquiera los descolgaba para ducharse. Yo le pregunté: ¿Como cuelga Belén ahí la ropa, si es el sitio donde hay mas humedad? Y ella me explicó, sabiamente, es Belén, no intentes comprenderla. Es así, hace cosas raras, pero hay que dejarla.

Nos enseñó a separar la ropa para la lavadora. Una pena que esta explicación llegara después de que yo metiera a lavar toda mi ropa con una manta verde fosforito. Cuando abrí la lavadora parecía que Hulk se hubiera derretido sobre mis prendas favoritas. Me derrumbé en el suelo, destrozada y maldiciendo mi suerte mientras ella se partía de risa. Me descubrió la comida china y la mejicana, y un montón de cosas más que desconocía: El chucrut (que ahora no recuerdo que era), la horma de un zapato (conocía el dicho, pero no sabía como era tal instrumento), un chisme para convertir la piña en rodajas, el Bluetak (o como se escriba), eso que se usa para pegar cosas en las paredes, que parecía muy guai, pero al final arrancaba la pintura tanto o más que el celo de toda la vida.

Siempre me recordó a un personaje de una serie televisiva... No voy a decir a quién porque ella dice que no, pero, ¿Alguien se atreve a adivinarlo?



  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital